Las tecnologías satelitales de observación de la tierra permiten conocer el territorio y contribuyen en la gestión del desarrollo, en la medida que, con su uso, los Gobiernos pueden realizar una planificación estratégica del territorio.